Cómo superar con éxito una entrevista de trabajo

Mayo 4, 2011 | Autor: | Publicado en Carreras, empleo y trabajo

En el mercado laboral de hoy, cada vez más competitivo y exigente, ya no basta sólo con tener títulos profesionales o ser poseedor de vastos conocimientos. Los reclutadores empresariales evalúan con gran escrutinio las actitudes, los gestos y las reacciones de los candidatos a un empleo con el ánimo de determinar las fortalezas y debilidades de su carácter. Muchas veces los nervios o la falta de preparación son factores que traicionan a personas idóneas, que pese a sus capacidades no consiguen quedarse con las oportunidades. Tener éxito en la entrevista de trabajo puede ser más sencillo con las siguientes recomendaciones:

  1. Aprenda a dominar la ansiedad y aprenderá a dominar sus manifestaciones corporales. Manos inquietas y tics recurrentes son mala señal para los evaluadores. Generalmente son indicios de una ansiedad mal manejada. Es natural sentirse nervioso antes y durante la entrevista, pero puede hacer una gran diferencia el que usted desarrolle con anticipación la habilidad de visualizarse como una persona tranquila que responde con serenidad. No permita que los pensamientos negativos lo saquen de concentración y lleve a cabo con regularidad ejercicios de relajación que le darán maestría en el arte de dominar emociones y cuerpo.
  2. Espere lo mejor y prepárese para lo inesperado. Buena parte de los cuestionarios de los evaluadores se compone de preguntas que no tienen que ver ni con su experiencia laboral ni con sus estudios. Resulta paradójico que las preguntas sobre los gustos, sueños y pasatiempos de los candidatos generen bloqueos o divagaciones que los hacen quedar muy mal parados. Esté preparado para ese tipo de preguntas. Reflexione sobre qué le gusta, qué espera de la vida. Exprese ante otros su opinión sobre temas de actualidad y fluya en la habilidad de dar a conocer su pensamiento. Si en medio de la entrevista surge una pregunta cuya respuesta es difícil o que le obliga a asumir una posición frente a un dilema hipotético, tómese, sin miedo, unos instantes para pensar. No sólo demostrará que es una persona reflexiva que calcula bien sus palabras sino que de paso evitará el sentirse avergonzado por una salida en falso.
  3. Dele importancia a la preparación de los detalles. El día anterior a la entrevista, dedique algunos minutos a revisar  su hoja de vida y asegúrese de que está actualizada y en orden. Evite que en sus documentos o en su propia presentación personal haya elementos superfluos y distractores. La sobriedad es el verdadero fundamento de la elegancia.
  4. Sea equilibrado en el trato hacia su entrevistador. Demuestre calidez sin incurrir en el exceso de confianza. Sea formal sin lucir acartonado. Cuando dé la mano hágalo con firmeza pero sin demostraciones de fuerza. Mire a los ojos sin intimidar y dese el espacio para sonreír si la situación naturalmente lo lleva a ello. Recuerde que estar relajado consiste principalmente en un estado de paz mental que se refleja en una posición corporal armónica.
  5. Cuando se demande de usted una respuesta, sea concreto. No dé rodeos para llegar al punto ni se salga del tema para sacar a relucir cualidades  o logros que no vienen al caso. Evite generalizar, sacando de su vocabulario palabras como siempre o nunca.
  6. Culmine su entrevista con agradecimiento  hacia la persona que lo ha evaluado aunque tenga la impresión de haber estado mucho tiempo contra las cuerdas. Recuerde que eso pudo tener como propósito conocer sus reacciones bajo presión.

Autor:

Este autor ha publicado 15 Cómos. Próximamente más información acerca de este autor.

Agregue un comentario