Archivo de la categoría: Educación

Cómo aprender inglés

El mundo actual es prácticamente un mundo bilingüe, en el que el inglés es el idioma internacional. Si eres un estudiante de bachillerato, universitario o de postgrado, seguramente tendrás que leer textos en este idioma. Aprender inglés te ayudará al hacer investigaciones para tus estudios, para tu trabajo o para viajar.
Si no sabes cómo aprender inglés, sigue estas instrucciones.

Equipamiento

  • 1 DVD de una serie de televisión subtitulada en español o inglés
  • 1 diccionario monolingüe
  • 1 amigo que esté aprendiendo el idioma
  • Artículos periodísticos en inglés
  • Libros en inglés: novelas, historia o ensayos

Instrucciones

  1. Comienza un curso de inglés. La forma más sencilla para aprender inglés es estudiarlo formalmente en algún instituto. Ya sea de forma presencial o en línea, estudiar inglés te permitirá adquirir las habilidades necesarias para aprender este idioma poco a poco y poder hablarlo con fluidez.
  2. Mira un programa de televisión en inglés. Para aprender inglés tienes que escuchar conversaciones en este idioma. En Internet y en televisión por cable hay una gran variedad de series en inglés subtituladas al español. Haz el esfuerzo de escuchar lo que dicen los personajes y no leer tanto los subtítulos. Si es posible, mira programas con subtítulos en inglés y luego míralos con subtítulos en español para aclarar cualquier duda que te pueda generar alguna expresión o vocabulario desconocidos.
  3. Lee textos en inglés diariamente. Leer en varios textos periodísticos todos los días te permitirá ampliar tu vocabulario y familiarizarte con el idioma. Para aprender inglés lee 3 noticias y artículos periodísticos en Internet. Los periódicos y agencias de noticias más reconocidos tienen recursos dirigidos al público que tiene el inglés como segunda lengua. Uno de los más recomendables es el Servicio Mundial de la BBC, pues tiene noticias redactadas en inglés fácil. En cambio el New York Times tiene un diccionario monolingüe de inglés para sus lectores no angloparlantes.
  4. Lee un libro en inglés cada mes. Leer un libro será una labor más exigente que la lectura de textos breves y te permitirá aprender un inglés más complejo que las conversaciones coloquiales. Es mejor que leas novelas, libros de historia o de divulgación. Evita los libros de filosofía o de temas científicos abstrusos, pues la dificultad lingüística te impedirá comprender un tema muy complejo.
  5. Lleva un diario. Inicia un diario para practicar la redacción de ideas en inglés. Evita usar oraciones con estructuras sintácticas muy complejas. Si es muy difícil redactar para ti, conserva tus frases muy simples manteniendo la secuencia sujeto, verbo, predicado.
  6. No traduzcas. En tus lecturas utiliza un diccionario inglés-inglés. Aunque te será difícil al comienzo, esto impulsará mucho tu aprendizaje del idioma. Para aprender inglés debes desprenderte del español y acostumbrarte a pensar en este idioma. Usa un diccionario inglés-español cuando no te quede ningún otro recurso para comprender una palabra o un término técnico.
  7. Habla con un amigo. Practica el idioma conversando con algún amigo que quiera aprender inglés. Si es necesario, habla con lentitud para que puedas pronunciar correctamente y expresar tus ideas con claridad. Si puedes hacer un amigo que sea un hablante nativo de inglés, mejor todavía.
  8. Escucha un programa de radio en inglés. Cuando ya tengas práctica mirando películas en inglés, el próximo paso es escuchar la radio, pues acá no tendrás ninguna otra pista para comprender las palabras que el mismo sonido. Para aprender inglés, puedes escuchar el servicio mundial de la BBC en inglés o algún programa de la Radio Pública Nacional de Estados Unidos.

Cómo hablar en público

La oratoria es el estudio de las técnicas para hablar en público con elocuencia y persuadir a la audiencia de seguir el punto de vista del orador.
Aunque hablar en público es una actividad que forma parte de la vida de muchos estudiantes y profesionales, muchas personas no desarrollan la habilidad de comunicar su pensamiento a los demás con claridad y de forma atractiva.
Si no sabes cómo hablar en público, sigue estas instrucciones para lograrlo.

  1. Define el formato de la exposición. Cuando vayas a hablar en público, toma en cuenta de qué ocasión se trata. Como orador tu preparación será distinta si vas a exponer un tema en un salón de clase —puede que tengas que hacer una presentación en Power Point y hablar durante un tiempo determinado sobre un tema específico— a si hablarás en una reunión de trabajo —tendrás que ser exacto y sucinto, pero sin llegar a ser escueto—.
  2. Toma en cuenta a la audiencia. En la oratoria se considera el nivel de conocimientos de la audiencia sobre el tema. Si se trata de personas que conocen el tema tanto como tú, utiliza vocabulario y conceptos más avanzados, pero si se trata de personas sin ningún conocimiento del tema, presenta tus ideas de forma sencilla para que puedan comprenderlas.
  3. Selecciona un mensaje clave. Una de las técnicas para hablar en público más útiles consiste en organizar toda tu presentación para que la audiencia recuerde una o dos ideas. Estas ideas serán tu mensaje clave. Trabájalas de forma que puedas expresarlas de una forma muy sencilla, atractiva y fácil de recordar.
  4. Prepara tus argumentos. Organiza las ideas, historias, datos y argumentos que apoyen tu mensaje clave. No necesitas hacer un catálogo exhaustivo de los argumentos que apoyan tu idea, pero sí necesitas presentar la información necesaria para convencer a la audiencia de tu punto de vista. Empieza por las ideas más sencillas y avanza poco a poco hacia las más complejas. También incluye las posibles objeciones a tu mensaje clave y prepara argumentos que las invaliden.
  5. Prepara la introducción al tema. Decide cómo empezarás la presentación. La oratoria sugiere comenzar de forma impactante presentando alguna historia o unos datos impactantes que introduzcan el tema. Si esto te pone nervioso, entonces explica de qué tratará tu exposición, por qué debería interesarle a tu audiencia y por qué estás hablando de ese tema.
  6. Practica. Grábate con una cámara de video para que corrijas tus errores antes de la presentación. Mientras más practiques tu presentación, estarás más relajado cuando llegue el momento de hablar en público. Mantén un lenguaje corporal relajado. También cuida que tu tono de voz sea firme y lo suficientemente alto como para que todo el público pueda oírte.

Cómo escribir un ensayo

Un ensayo es un texto en el que el autor presenta su visión sobre un problema a través de argumentos. A diferencia de la monografía y de otros textos informativos, el ensayo no tiene una estructura ni un tono preestablecidos, por lo que el autor puede decidir la estructura del texto con total libertad y escribirlo de acuerdo con su propio estilo.

Si no sabes cómo escribir un ensayo, sigue los siguientes pasos para que puedas hacerlo con éxito.

Instrucciones:

  1. Selecciona un tema. Este no debe ser demasiado amplio como para que te sea difícil de abarcar, pero que a la vez no sea tan estrecho como para que no tengas nada que añadir al respecto.
  2. Recoge toda la información que necesites. En la biblioteca o en Internet localiza la información pertinente sobre el tema que te interesa y toma notas detalladas.
  3. Elige una tesis. Haz clara tu postura con respecto al tema que deseas tratar en el ensayo. Esta es la idea que desarrollarás y argumentarás en tu texto. Tu tesis debe ser una afirmación que resuma de una forma clara y práctica tu punto de vista con respecto al tema.
  4. Analiza la información recabada. Revisa todas tus notas e identifica patrones o tendencias al abordar el problema de tu ensayo. Identifica cuáles son los puntos fuertes y débiles en los argumentos de las fuentes que consultaste. Cuídate de incluir todos los hechos que apoyen o refuten tus ideas.
  5. Organiza la información. Prepara un esquema que te permita conectar cada una de tus ideas. Si lo consideras necesario, subdivide el ensayo en partes más pequeñas insertando intertítulos que señalen los puntos más importantes de tu esquema. Incluye también en el esquema los argumentos que vayan en contra de tu tesis.
  6. Redacta el texto. Desglosa cada punto de tu esquema en ideas más sencillas –estas serán las ideas principales de cada párrafo–. Luego desarrolla las ideas principales aclarando cuál es la relación entre cada una de ellas y su relevancia. Al escribir el ensayo no hagas generalizaciones y afirmaciones que no estén soportadas por tus argumentos, pues le restarán solidez al texto. También evita usar clichés y lugares comunes.
  7. Cuida la introducción y la conclusión del ensayo. El primer párrafo requiere de un cuidado especial, porque necesitas enganchar al lector para que lea el texto hasta el final. La introducción debe explicar por qué es importante el tema de tu reflexión. Por su lado, los últimos párrafos necesitan precisión para convencer al lector de la validez de tu punto de vista. La conclusión debe señalar las consecuencias e implicaciones de que tu tesis sea válida.
  8. Elige el título. El título debe ser la parte más llamativa del ensayo y debe sugerir al lector de inmediato tu postura sobre el tema del ensayo. Preferiblemente, usa palabras o expresiones que hayas utilizado en el texto y que resuma tu visión del tema.
  9. Corrige el texto. Lee y relee varias veces el ensayo, buscando errores de ortografía, sintaxis e inconsistencia en la redacción. Al releer el texto ponte en lugar del lector y determina si tu redacción es lo suficientemente clara para que el texto sea comprendido por otras personas.

Cómo estudiar por Internet

La Internet es una gran ventana al mundo y a través de ella podemos acceder a múltiples posibilidades de progreso, ya sea laborales, intelectuales, culturales o simplemente de recreación.
En esta oportunidad, nos enfocaremos en las posibilidades de cómo estudiar por Internet y así adquirir cultura o conocimiento sobre algún tema que deseemos de manera completamente gratuita.

Consejos:

  1. Si deseamos saber como se hace algo, pero no somos asiduos de la lectura, podemos ingresar a páginas como www.youtube.com y allí buscamos lo que deseamos aprender a hacer (por ejemplo, como armar una biblioteca) y al instante aparecerán todas las opciones disponibles para ver y aprender.
  2. En el caso que la lectura no sea un problema, la web nos ofrecerá material suficiente para que aprendamos sobre el tema del que deseemos de manera libre. En este caso podemos buscar directamente en algún buscador online (Google, bing, altavista  u otro) el material sobre el que necesitamos conocer (por ejemplo curso de informática básica) y al instante nos aparecerán millones de opciones para descargar libros o guías multimediales que nos permitirán aprender.
  3. Otra manera es dirigirnos a sitios que se dedican a almacena este tipo de material y ofrecen cursos online, como por ejemplo www.mailxmail.com .
  4. También existen en la actualidad imponentes bibliotecas virtuales como por ejemplo http://www.ciberoteca.com/ donde hallarás en castellano información sobre el tema que necesites. Google intenta crear la biblioteca virtual más grande del mundo, pero de momento esta idea ha sido trabada por la Corte Suprema de los Estados Unidos  y se está apelando la decisión, pero en caso de crearse, permitiría a todo el planeta acceder a todas las obras literarias que se produzcan favoreciendo la cultura y la educación, sobre todo en los países menos favorecidos económicamente.

Cómo hacer resúmenes efectivos para exámenes exitosos

A la hora de superar exámenes académicos, está plenamente demostrado que el éxito depende más de un método eficiente para organizar la información que de la memoria del estudiante. Siguiendo la secuencia sugerida a continuación, usted logrará estructurar un buen resumen y fijar de forma acumulativa en su memoria la información relevante para tener en cuenta.

Instrucciones:

  1. Tenga a mano lápiz, resaltadores de colores y una libreta de apuntes.
  2. Haga una primera lectura del material a estudiar. En este paso es importante no subrayar nada, porque el objetivo de esta lectura es tener una visión panorámica del tema y establecer la idea principal del texto. Las frases o párrafos de interés que descubra en esta primera exploración, podrán distinguirse con discretas marcas de lápiz en uno de las márgenes.
  3. Lleve a cabo una segunda lectura del texto usando sus resaltadores para destacar frases o palabras trascendentales. En este punto, confirmará o descartará las marcas iniciales que hizo en la lectura exploratoria. Evite al máximo subrayar porciones de texto muy extensas o párrafos completos. Distinga las ideas cruciales con los colores más fuertes y las menos importantes con colores suaves.
  4. Usando únicamente el texto subrayado, extraiga los conceptos claves y haga un mapa conceptual. Valiéndose de su libreta de apuntes (preferiblemente de hojas amplias) haga diagramas con esas palabras o frases muy breves; establezca relaciones entre los conceptos, mediante globos, flechas  y otros elementos gráficos que le permitan fluir en la explicación de la información allí representada.
  5. Para hacer más ágil el proceso de elaboración de su mapa conceptual y modificarlo de forma mucho más rápida y sin enmendaduras, le aconsejamos descargar alguno de los programas disponibles en internet para la elaboración y visualización de estos mapas. La aplicación Freemind es una buena alternativa y puede obtenerla gratuitamente en http://freemind.sourgeforge.net